Energía y Negocios
Mercado de la energía
0   /   100
Digitalización

Green mining y procedimientos

Hacia Abajo

Manuel Cruz, jefe de Producto para el Clúster Andino en Schneider Electric, explicó recientemente las diferentes normativas para obtener una minería verde.

En el mundo eléctrico, en general, hay dos tipos de normativas. Por un lado, tenemos la normativa nacida en Estados Unidos, denominada NEMA. Y, por el otro, el estándar IEC, que nació de la mano con la Comunidad Europea. El resto de los países del mundo se enmarcan en alguna de estas dos normativas.

El caso de Perú es muy particular. La mayor parte de la industria y construcción utiliza la norma IEC. Sin embargo, en la minería, especialmente en la mediana y la gran minería, todavía utilizan, y se ven muy orientados a seguir utilizando, las soluciones NEMA.

Esto nos lleva a un punto muy interesante, el famoso Dilema Energético. ¿En qué consiste este dilema energético? Las proyecciones para el año 2050 indican que la demanda de energía, por parte de las entidades de producción, se va a duplicar. Y, también, tenemos la necesidad de disminuir nuestras emisiones de carbono, más o menos, a la mitad. Entonces, estaríamos en un contexto de mayor frecuencia de apagones, aumento del precio de la energía (que de hecho ya se está dando). Evidentemente, el efecto del cambio climático ya lo estamos viviendo y, seguramente, habrá conflictos por accesos y control de las fuentes de energía.

Este dilema energético nos lleva a un concepto muy interesante: El negawatt. No es el megawatt. ¿Qué es el negawatt? Es el watt que no utilizamos. En el proceso completo de generación, transmisión y utilización de energía para, por ejemplo, la extracción minera, se hace necesario 33 unidades de energía para consumo, y esto requiere 100 unidades de energía primaria para su utilización. Eso quiere decir que nos vemos “forzados” a utilizar una gran cantidad de energía para llevar a cabo nuestros procesos, en este caso mineros.

Green Premium

Green Premium es una etiqueta que engloba una serie de características que ahora deben cumplir las soluciones eléctricas. ¿Cuál es el objetivo de Green Premium? Dar una respuesta al dilema energético. Eso quiere decir que no basta con que la solución y el equipamiento el día de hoy cumplan con la normativa NEMA o IEC, sino que, también, su impacto medioambiental sea mínimo. Y eso pasa por no solamente establecer ciclos de vida del producto, sino materiales no tóxicos a la hora de la fabricación y tener perfiles ambientales en el portafolio de soluciones.

Green Premium es una etiqueta que nace como iniciativa de Schneider Electric, en este caso; y que luego ya se ha generalizado en algunos otros actores del mercado eléctrico. Que como dice ahí permite fomentar y desarrollar una política medioambiental sin sacrificar la eficiencia, ni la calidad, ni el desempeño de los productos como tal. Porque evidentemente escoger un tipo de material que impacte en menor medida al medio ambiente; no es sencillo, porque los materiales a veces cumplen una función eléctrica. Seleccionar distintos tipos de materiales de aislamiento que soporten diferentes niveles de tensión y de corriente y que a la vez impacten en lo mínimo posible al medio ambiente; no es sencillo.

La etiqueta Green Premium involucra de hecho cuatro criterios: RoHS, REACH, PEP y EoLI. Los cuatro criterios conforman una pirámide básica de cuidado ambiental. Estos criterios están orientados, como ya lo hemos dicho, al tema de cómo se fabrican los   productos, qué sustancias se utilizan, cómo se va a tratar el producto al final de su ciclo de vida y cuál es su perfil o radiografía ambiental. Entonces son finalmente cuatro criterios o cuatro lineamientos que nos permiten tener la certeza o la garantía de que la solución no solamente cumple con la performance para la cual ha sido diseñada; sino que su impacto al ambiente minero en este caso va a ser el menor posible.